Mari, Meri

Hace unas semanas, viví algo que se me hace difícil explicar en palabras. Sí, ese tipo de experiencias que son tan fuertes que ni siquiera sé lo que sentirían si les relato mi vivencia y el de mis amigos y amigas. Ese sentimiento de cuándo estás a punto de perder a alguien por un golpe que te dió la realidad, y seguir con el egoísmo de no dejar ir a ese ser querido. Desde que era una niña, mi mamá me decía que con llorar no se soluciona nada. En esos momentos de angustia uno cree que con lágrimas la realidad cambiaría aunque sea un poquito; lágrimas que no solo fueron de tristeza sino de alegrías también. Estos últimos días han sido con muchísimas emociones encontradas y perdidas pero sobre todo mi fé creciendo increíblemente en cuestión de segundos.

Cómo empezar a describir a alguien tan lleno de luz y vida? Será posible que ya cuando ese alguien deje de existir su luz y su alegría deja de permanecer en nosotros? Yo he conocido todo tipo de personas, pero desde el primer día que conocí a alguien tan lleno de luz como Marianne me dí cuenta que ese tipo de personas son difíciles de encontrar otra vez. Marianne, mi amiga y la de todos. Nos dejaste aquí en la tierra con el corazón partido por tu adiós y con una gran sonrisa cuando recordamos todos los momentos que vivimos contigo. Es increíble la cantidad de sonrisas que ibas repartiendo a donde quiera que fueras. Tu luz, es una luz que brilla y la seguimos sintiendo en cada atardecer, en cada canción, en cada memoria, en cada foto, en cada video. Yo quisiera que nos pudieras explicar a todos como hacías para caminar con ese corazón tan inmenso y lleno de amor. Cuando escucharte un “no” era casi imposible y cuando nunca a pesar de todos tus problemas dejaste de apoyarnos sea como sea a cada uno de los que te conocimos. Pero a pesar de la distancia que hay desde aquí la tierra hasta el paraíso en donde estás, seguimos escribiéndote y pensándote hasta esperar una respuesta tuya. Y es aquí, dónde me pregunto el propósito que cada uno tenemos desde el primer día hasta el último de nuestras vidas. Marianne, mil gracias se quedarán cortos por habernos iluminado con tu incandescente luz y tu amor infinito. Definitivamente tu función en esta vida era andar por todas partes repartiendo amor, sonrisas, y luz de vida. Gracias a tí muchas personas van a tener el chance de volver a amar, a sonreír,y cumplir su función en este mundo.

En un abrir y cerrar de ojos la vida te puede cambiar drásticamente. A veces me pregunto cómo es posible que cuando tenemos toda una vida por delante en un segundo algo puede afectar nuestro futuro. La vida nos permite equivocarnos, nadie dijo que no se hizo para cometer errores. Soy joven, hago berrinches, río , lloro, me caigo, me vuelvo a levantar y finalmente siempre estuvo el golpe de la realidad frente a mis ojos. Realidad, una palabra tan fuerte con un significado tan básico y sencillo para el ser humano. Soy alguien que apenas tiene dos décadas de vida y admito que todavía no sé nada de la vida. Lo poco que he aprendido ha sido gracias a experiencias y golpes que la misma realidad me ha dado. Depende de cada uno de nosotros en como los tomamos y lo que aprendemos de esos golpes que la realidad a veces nos da. Todos los días, muchas vidas se acaban pero la de nosotros sigue. La vida sigue y al final del camino nos pasan la factura. Seamos agradecidos con lo que tenemos y hasta con lo que no. Vayamos por el mundo repartiendo amor, sonrisas y vida. Olvidemos nuestras diferencias con otras personas, las peleas insignificantes, los rencores, la envidia y sobretodo olvidar el odio. Todos hemos escuchado el dicho de “un día estamos, puede ser que el otro día ya no estemos”, y pues la realidad me hizo aceptar que lo que dice ese dicho es muy cierto.

Marianne siempre decía “Good Vibes Only” (Solo Buenas Vibras). Ahora entiendo que la única forma en la que uno puede dejar una huella positiva en esta tierra es siempre andar con buenas vibras. Gracias Marianne por esa enseñanza, tus buenas vibras permanecerán siempre entre nosotros. Estoy agradecida con la vida por haberte puesto en mi camino y en el de muchas personas más.

Te amamos.

 

One Comment Add yours

  1. Sandra says:

    Que bellas palabras Gaby!me parece que Marianne dejo una huella luminosa entre todos ustedes!Que rapido han madurado!Me emociona leer estas palabras escritas por tan solo una jovencita de 20 años!Dios te bendiga!

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s